Una poesia inedita di Federico Garc



¡Ay!

Que el niño llora
sobre la piedra gris
de la verde hierba
soñando un caballo blanco.

Y yo no sé
si era blanca la hierba
o gris el niño
o si el caballo lloraba…

¡Ay!

No, vamos a ver:
la piedra llora
sobre el caballo verde
y sueña un niño gris…

No, otra vez:
el caballo negro
come la hierba que llora…
¡Tampoco!

El caballo sueña una piedra
que llora un niño verde y blanc…

¡Qué coño!

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.